ELLA: Encuentro Latinoamericano de Feminismos en La Plata

Encuentro Latinoamericano de Feminismos

Empieza el viernes 7 a las 14 con rondas de danzas, y no se detendrá hasta el lunes por la tarde. Este fin de semana, La Plata es sede del ELLA, Encuentro Latinoamericano de Feminismos. Después de pasar por Belo Horizonte (Brasil), Cochabamba (Bolivia) y Cali (Colombia), el cuarto encuentro llega a Argentina en un año caliente para los movimientos de mujeres en toda la región, pero especialmente aquí.

El año verde

Más allá de los resultados legislativos, la marea verde que acompañó el debate por la ley de interrupción voluntaria del embarazo generó un movimiento imposible de prever. Apenas cuatro días después de la aprobación de la media sanción en la Cámara de Diputados, se habían conformado ya campañas por el derecho al aborto seguro, legal y gratuito en Chile, Perú, México y Colombia. En todos esos países, los movimientos de mujeres, de minorías y hasta de derechos humanos en general miraban expectantes al Congreso argentino y seguían los pasos de los -múltiples, infinitos, proliferantes- activismos locales.

Fue en el fragor de esa proliferación de batallas que las organizadoras del ELLA decidieron, en asamblea virtual, realizarlo en Argentina.

Pañuelazo

Feminismos “selva”: interseccionales, horizontales, colaborativos

En la mejor tradición de los encuentros nacionales de mujeres, el ELLA es, ante todo, un encuentro: un espacio para conocerse, reconocerse, compartir e intercambiar ideas, experiencias, luchas. Es por eso que es, desde el inicio, radicalmente horizontal. Toda la organización, las tareas y la programación se deciden y planean a partir de asambleas virtuales abiertas que tienen lugar en la plataforma Telegram.

Desde esa misma plataforma, a partir de la diversidad de agendas y urgencias de las participantes, se fue diseñando un encuentro caracterizado por su amplitud de temas, su enfoque colectivo y comunitario, y su vocación de disputar poder ante todas las opresiones. Cuando hasta la palabra “mujer” queda corta, se hace necesario explicitar y visibilizar otras minorías. “ELLA es un encuentro latinoamericano de feminismos realizado colaborativamente desde el 2014 en diferentes países de la región buscando articular y empoderar a mujeres, lesbianas, trans, travestis, todas, por medio del intercambio de experiencias, la visibilización de las diversas luchas feministas y el fortalecimiento del tejido social. Apostamos al diálogo como práctica y queremos trascender la mirada del viejo siglo, fundamentada en la tolerancia, hacia el paradigma del nuevo siglo: la celebración de la diversidad!”, se enuncia en su sitio.

Así, desde la reivindicación de la diversidad, proponen “feminismos selva”, como “opuestos al monocultivo”: feminismos para todes, con la fiesta y el baile como métodos activistas. Entre las actividades hay focos en activismos de mujeres, trans y travestis negras, villeras, discapacitadas, trabajadoras sexuales, indígenas, con VIH: lo que se da en llamar “feminismos del fin del mundo”. En la práctica, esa mixtura se materializa este fin de semana con un gigantesco campamento en terrenos de la universidad de La Plata.

ELLA

Programación

La programación de esta selva es abrumadora: nunca se ve el final. Empieza suave el viernes 7, con rondas de baile, fútbol y la consabida fiesta. Pero el sábado 8 la programación arranca a las 9 con ¡SIETE! ruedas de conversación simultáneas, además de una película y exposiciones de fotografías. Y sigue así hasta las 18, y después la fiesta, y después, el domingo, otra vez siete actividades simultáneas desde las 9.

Entre los tipos de actividades hay ruedas (de conversación), talleres, rituales, fiestas, cine feminista, ellas cuentan (espacios de relato de experiencias), diálogos emergentes. Los ejes conductores son Hackeando el mundo (cultura y comunicación), Autocuidado y placeres (sanación,  sexualidad y disidencias), Acá estamos para incomodar (derechos humanos), El mundo es nuestro (economía, territorio y medio ambiente), Poder (educación y política), Ellas crean (festival artístico). Para hablar de economía y de religión, de sexo y de seguridad informática, de campañas y de trabajo sexual, de maternidades y de neoliberalismo, de espacio urbano y de educación. Para articular entre distintos movimientos, para bailar y para cantar.

Entre las muchísimas invitadas se cuentan la histórica madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, la política brasileña de origen indígena Sonia Guajajara, la abogada chilena Constanza Schonhaut, la activista uruguaya por la cultura libre Mariana Fossatti, las periodistas argentinas Luciana Peker, Sonia Tessa y Marta Dillon, las brasileñas Marielle Ramirez, Dríade Aguiar y Carol Tokuyo, integrantes del colectivo Fora do Eixo, Victoria Verrastro, de ProDerechos, Uruguay; Kika Valdés, de Tramando, Chile; las militantes por el trabajo sexual Georgina Orellano y María Riot, la gestora cultura boliviana Susana Obando, las académicas argentinas Dora Barrancos y María Pía López, y las comunicadoras, gestoras y articuladoras locales Majo Giovo (Emergentes) y Rocío Bustamante y Adriana Benzaquen (Comunes). De todas formas, ellas serán apenas las “detonadoras” de las conversaciones y rituales. El cuerpo de ELLA lo pondrán las tres mil mujeres que están llegando desde Estados Unidos, México, Honduras, Guatemala, República Dominicana, Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, Brasil, Chile, Uruguay y hasta España.

Y si bien son todas distintas, un mismo mantra las unifica: América latina va a ser toda feminista, dice cada voz. La construcción es una a una. Toda la info en las redes: Medium, Facebook y Twitter.

 

Si te gusta, compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *