Kickstarter se pasa al lado B (de benéfico)

Kickstarter

Se anunció el lunes: Kickstarter, la compañía de crowdfunding pionera y más grande del mundo, se reinscribió como una “compañía de beneficio público” o PBC. Esto quiere decir que cambió su marco legal para incorporar oficialmente en sus estatutos el beneficio público, que ahora es para la empresa un fin tan importante como ganar dinero; ya no es “Kickstarter Inc.” (algo así como S.A. en Argentina), sino “Kickstarter PBC”. Para lograr este cambio, mudó su domicilio legal al estado de Delaware, donde la categoría de “compañía de beneficio público” existe desde hace dos años.

“Hasta hace poco, la idea de que una compañía con fines de lucro buscara el bien común a expensas de las ganancias de sus accionistas no tenía una protección clara ante la ley estadounidense. Las compañías que creen que hay objetivos más importantes que maximizar las ganancias se enfrentaron con las expectativas de que debían existir por y para ellas”, explican los fundadores de Kickstarter en su blog. “Las compañías para el beneficio son diferentes: empresas con fines de lucro que están obligadas a considerar el impacto de sus decisiones en la sociedad, no solo en los accionistas. El impacto social positivo se vuelve parte de los objetivos legales”.

Kickstarter ya había dado un gran paso en esta dirección en noviembre pasado, cuando se certificó voluntariamente como empresa B o B Corporation. Ahora este compromiso se refuerza y se vuelve más serio. “No queríamos vender la compañía o hacerla pública”, dijo Yancey Strickler, cofundador y CEO. “Eso podría presionar a la compañía a tomar decisiones que no serían las mejores”.

En su nuevo estatuto, Kickstarter especifica su misión, valores y compromisos:

  1. La misión es ayudar a nuevos proyectos creativos a nacer.

Se compromete a cuidar el ecosistema de artistas y creadores “más allá de sus paredes”.

  1. La operación reflejará sus valores

Se compromete a proteger la privacidad de sus usuarios, a no hacer lobby por políticas públicas no alineadas con su misión, a no evadir impuestos y a buscar la sustentabilidad ambiental en su infraestructura y la de sus proveedores.

  1. Apoya a un mundo más creativo y equitativo

Se compromete a donar el 5 por ciento de sus ganancias a entidades que difunden la educación y la música, y que luchan contra la desigualdad. No es poco; Kickstarter gana cerca de diez millones de dólares al año.

  1. Está comprometido con las artes

Se compromete a apoyar a los artistas (“especialmente a los de ramas menos comerciales”), a darles tiempo libre a sus empleados para sus propios proyectos artísticos, y a donar dinero a programas de música.

  1. Se compromete a combatir la desigualdad

Les pagará tiempo extra a sus empleados para que sean tutores de “personas de grupos minoritarios” en arte, negocios o tecnología; reportará sus sueldos para mostrar equidad; y donará a colectivos que trabajan por la inclusión de las minorías.

Desde su fundación en 2009, Kickstarter popularizó el modelo del crowdfunding y facilitó la financiación de 200.000 proyectos creativos, como películas, discos, libros, giras artísticas y prototipos tecnológicos. Ojalá vuelva a marcar el camino con este cambio de modelo.

Si te gusta, compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *