«Lleva tu silla»: Toni Puig arenga a participar

image

Toni Puig pasó por Buenos Aires dispuesto, una vez más, a cambiar las cosas. “Antes en las entrevistas me preguntaban por memez de la cultura y de los artistas. Que les den a los artistas. Lo importante es el futuro, despertarnos, pensar qué vamos a hacer para vivir todos mejor”, asegura.

Con este programa presentó en el Centro Cultural Recoleta “Cultura Colaborativa: una nueva agenda para las ciudades”. Convocó –y shockeó– a unos cincuenta profesionales de la gestión cultural. “El arte por el arte, qué aburrido. Estoy hasta el culo de Madame Butterfly. Shakespeare es muy bonito, pero estoy hasta aquí. Lo que no sirva para ayudarnos a pensar y sentir el futuro, no sirve”.

Pelado, bajito, parece un turista más, pero cuando habla se enciende con la energía de un rockstar. Una estrella p2p, cercana, cálida. Durante su seminario camina entre los asistentes, y a la hora de las preguntas se sienta en el piso a escuchar. “La aristocracia se terminó”, afirma. “Fue. Ahora todo es de tú a tú, y todos tenemos que poner algo de nuestra parte”.

Tuve el privilegio de asistir al seminario y entrevistarlo. Aquí, una selección de sus palabras, mitad desafío, mitad inspiración.

 

“El siglo XX, que estuvo bueno, fue en Occidente el siglo de los gobiernos, del estado de bienestar. Desde 2008 emerge una gran crisis, transformación ecológica, democrática y económica, y los gobiernos no han estado a la altura, por la corrupción, la sumisión al poder financiero. Nos indignamos. Los gobiernos están terminados por falta de credibilidad. El siglo XXI será el siglo de los ciudadanos”.

“La última gran revolución fue la de la Ilustración. Con la libertad, vinieron las desigualdades del capitalismo; con la igualdad, en el socialismo, la falta de libertad… Ahora entramos en la tercera fase: fraternidad, colaboración. Colaborar es un derecho humano que hemos delegado”.

“La reinvención pasa por la colaboración. Queremos gobiernos horizontales, no queremos grandes partidos, son depredadores. Estamos en un momento de movilización: nos hemos de encontrar en lo civil.”

“La democracia representativa se acabó. Se acabó el ‘hágamelo’. Esto de los públicos pasó a la historia. Ahora viene la colaboración, la democracia ciudadana”.

“En el siglo XX teníamos tanto trabajo que no teníamos tiempo de dedicarnos a esto, pero ahora nos apetece. En los últimos años ha cambiado todo menos las mentalidad de los políticos, los partidos y los grandes financieros. En el siglo XX teníamos miedo, ahora no”.

“Eje fundamental de la cultura colaborativa: una nueva ética, que sepamos trabajar desde las diferencias para alcanzar lo común. Una ética con faros largos para la acción responsable”

“El avance colaborativo no es lineal: dos pasos adelante, un paso atrás, un paso adelante, un paso al costado. Estamos en una guerra, la batalla final no ha terminado, pero esto avanza.”

“La época cómoda terminó, la gente lo sabe. Acabó porque no habrá más dinero. Fui un gran defensor del estado de bienestar, trabajé 32 años para el estado de bienestar en Barcelona: no es mantenible. ¡Es que la gente no se muere! Y encima, ¡se enferma! O lo montamos de una manera colaborativa, o no se puede mantener.”

“Ustedes los argentinos son muy cómodos. Que me lo hagan, y lo critico todo. Estáis en siesta. ¡Nos hemos de implicar! El egoísmo se terminó: implicarse es un acto de voluntad colaborativa.”

“Hay pocos verdaderos ciudadanos. El ciudadano es aquel que se responsabiliza de lo común. El que no, es apenas un habitante de la ciudad.”

“Me encontré con un amigo y le conté que había ido al Sónar, el mayor festival de música de vanguardia de Barcelona. Y me dijo ‘Toni, eso es viejo’. ‘¿Cómo viejo? ¿Y qué se usa ahora?’ ‘Pues ‘Trae tu silla’: estuve en un campo, en el sur de Francia, donde cincuenta de las personas más interesantes pasaron un fin de semana mostrándose su arte, cocinando juntas y poniendo desde sus ipods la música más nueva. Cada uno aportaba algo. Sólo cincuenta, porque con más no te puedes interrelacionar.”

“Se terminaron los grandes museos, teatros, festivales. Lo pequeño es hermoso. Ahora es el tiempo de lo antifrágil: las cosas que se benefician del desorden. Lo improbable, pero no imposible; lo imprevisible, lo que ocurre en lugares inapropiados. Pequeñas probabilidades, anti frágiles, nada lineales. Necesitamos ciudades que se vigoricen desde el desorden, donde pequeños grupos trabajen con audacia, acción y sin miedo a cometer errores.”

“Las cosas ya no son únicas: son mixtas, bisexuales, bipolares.”

“Conocí un grupo de teatro que puso un cartel en su sala de ensayo: ‘No somos una tienda, somos un horizonte’”.

“Estoy hasta las narices de las esponsorizaciones. Con la excusa de que el arte necesita dinero, se ponen las marcas por todas partes. ¿Te imaginas si fueras al hospital y el delantal del médico que te atiende, la camilla, la jeringa, por todos lados dijeran Nike, Nike, Nike?”

“Basta de buscar subvenciones, son sometimiento. Se acabó lo de pedir dinero, pedir es de pobre, ¡qué feo! Se trata de cambiar la mentalidad. Esta es una era de cooperación: lleva tu silla. Cada uno ha de poner algo de sí”.

“Es la época de las interrelaciones. El público se acabó: ahora hay asociados, entusiastas, fans. Yo no quiero estar en la red para informar, sino para seducir”.

“No uso la palabra artistas, me cae muy mal. Es importante cómo decimos las cosas. Prefieron pensar en creativos, en gente que hace cosas. La idea es generar ceremonias emocionantes. ¡Hoy quedarse en casa es una catástrofe!”

“La tendencia va por ahí: hay que implicarse. Quien se suba, sabe por dónde va. Los demás se quedarán en el parque jurásico, y además serán infelices.”

“Nos esperan los treinta años más fascinantes que hayamos vivido, tengas la edad que tengas. Una gran transformación está recorriendo el mundo y llegará a todas partes, tres años antes o después.”

 

Toni regala sus catorce libros, infinidad de artículos, dibujos y materiales en su sitio, tonipuig.com

Si te gusta, compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *