Encuesta coworking Argentina 2015: 60% más espacios que en 2014

Tarde pero muy seguro, salen por fin los resultados completos de la encuesta Coworking Argentina 2015, gracias a los aportes de información de administradores de 48 de los 61 espacios de coworking relevados en el país a diciembre pasado. Es impresionante el crecimiento del sector en un año, si se compara con la encuesta coworking 2014. Aquí la síntesis gráfica:Encuesta coworking Argentina 2015

Metodología

La encuesta se realizó a través de un formulario que se envió a los 61 espacios de coworking relevados a diciembre de 2015. Fue completado de manera voluntaria por los administradores de 48 espacios de coworking de todo el país. Por lo tanto, las cifras que aquí mostramos son probablemente menores a las reales (ya que faltan los datos de 13 espacios que no respondieron). Por otra parte, como la encuesta es voluntaria, trabajamos con los datos que el sector provee. Los resultados no constituyen una verdad científica ni auditada, pero sí pueden funcionar como una buena foto del sector.

Boom con levadura

En la encuesta 2014 habíamos registrado 38 espacios de coworking en todo el país; a diciembre de 2015 registramos 61 (y hoy ya hay más: lista lo más actualizada posible aquí). Es un crecimiento del 60%. Pero más impresionante es el aumento del número de personas que usan estos espacios: pasamos de 2196 a 6856 coworkers, un crecimiento del 212%.

Expansión en el mapa

Este año se incorporaron a la encuesta espacios de coworking pioneros en sus localidades, e incluso en sus provincias. Así entró en el mapa del coworking San Juan, con NerdCube, y las ciudades bonaerenses de Tandil, Olavarría y San Nicolás.

En distribución geográfica, sigue concentrando el grueso del coworking la ciudad de Buenos Aires, que pasó de 16 a 26 espacios en un año. Córdoba Capital pasó de 9 a 15 espacios y el Gran Buenos Aires se duplicó: la Zona Norte pasó de 2 espacios a 4, y la Zona Oeste, de 1 a 2.

Multisectorial, con y sin tarifa

Es importante destacar que si bien más del 90 por ciento de los espacios son emprendimientos privados o dependen de empresas, también hay algunos que dependen de ONGs, organismos públicos y universidades. Entre estos, hay algunos espacios de acceso gratuito. Entre los participantes de la encuesta fueron solo tres (dos a cargo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Espacio de Trabajo Colaborativo del CMD y el Campus BA, y otro a cargo de la Universidad Nacional de Rosario, Njambre UNR), pero en el listado contamos por lo menos con otros dos espacios que pertenecen a universidades y no completaron la encuesta. Es muy probable que existan más espacios gratuitos en las universidades, o que se estén armando. Muchos no se reconocen estrictamente como “espacios de coworking”; a veces se habla un poco pomposamente de “costudying”, otras veces funcionan más como incubadoras de emprendimientos, o son simplemente espacios disponibles para que los estudiantes desarrollen sus proyectos. Muchas veces no son más que el espacio físico, eventualmente con luz, mesas, sillas, enchufes, computadoras, internet, espacios de guardado, a veces otras herramientas según el área de estudio. Pensado así, lo sorprendente es que no haya todavía más espacios de estos, al menos uno por cada facultad.

Más lugar, más escritorios, más ocupación

La cantidad de puestos de trabajo disponibles en el coworking aumentó de 1660 a 2607; esto es un crecimiento del 57%. Otra vez, estos datos son los brindados voluntariamente, así que se quedan cortos para dar cuenta de la realidad, donde hay más espacios que no compartieron la información.

Los metros cuadrados totales son más de 14.000, con un promedio de 267 m2 por espacio. Pero ya se sabe que la estadística es esa ciencia que dice que si un hombre come dos pollos y otro pasa hambre, en el país se come un pollo por cabeza. Hay realidades muy diferentes para llegar a este promedio. Según los datos registrados en la encuesta, el espacio de coworking más grande del país es Widú, dentro del Parque Austral de Pilar, con 1300 metros cuadrados y 250 puestos de trabajo; cuenta con el apoyo del Centro de Entrepreneurship del IAE. Solo las empresas con varios espacios pueden competir con esos números.

Una de ellas, HIT Cowork, gana de lejos la competencia de mayor cantidad de puestos de trabajo: solo en su espacio Tecno, dedicado a empresas de tecnología, reúne 1000 puestos, en un local de 1000 metros cuadrados. Sumando sus otras dos sedes llega 1200 metros cuadrados y 1130 puestos, por lejos el mayor número. Lo siguen Urban Station, que suma 2200 metros y 400 puestos de trabajo repartidos en cinco sedes; La Maquinita, que en 2015 inauguró dos de sus tres locales, con 1400 metros y 250 puestos de trabajo, y Area Tres, con 1200 y 200 puestos en sus tres sedes. Todos estos espacios están ubicados en la ciudad de Buenos Aires y la Zona Norte del conurbano bonaerense.

En Córdoba se destacan espacios de dimensiones generosas, muy por encima del promedio, como Worka!, con 600 metros cuadrados para 50 puestos de trabajo, o Loop, con 500 metros para 60; son casas con jardines. También Buró Coworking, en Tucumán, ofrece buena densidad de población: 500 metros para 45 puestos. En el otro extremo, Cowork In Thamesis, en Palermo, tiene apenas 60 metros, pero es exclusivo: para 8 coworkers. Los más apretaditos son los que usan los espacios gratuitos: el CampusBA ofrece 41 puestos en 50 metros, y Njambre UNR, 30 en 60 metros.

Finalmente, son interesantes los datos de ocupación. Solo un 36% de los espacios declaran una ocupación superior al 75%; un 30,8% se mantiene a flote con una ocupación del 50 al 75%, y el otro 33% la rema con menos del 50% de los puestos ocupados.

Comunidad variada

No todos los espacios son iguales ni apuntan al mismo público. Es muy interesante ver cómo la maduración del sector va llevando a la especialización. Desde hace ya años, Area Tres Labs está dedicado a Tecnología, Urban Station tiene un espacio especial para productores audiovisuales y en Córdoba Agropoints se dedica a negocios agrícolas; HIT Cowork arrancó ya con un modelo de especialización de público.

Esta parte de la encuesta era una pregunta con respuesta múltiple; es por eso que los resultados sumados no dan cien. Permite ver cuáles son los perfiles más buscados.

Entre las áreas de trabajo, lideran por lejos la tecnología y el diseño, áreas tradicionales de trabajo remoto. Pero además de segmentarse por área, las personas que trabajan en estos espacios también pueden clasificarse según su relación o posición en el trabajo. No es lo mismo identifcarse como freelancer que como emprendedor (el gran aspiracional, mencionado por el 90% de los espacios), como startup que como pyme; y todo eso es muy distinto a ser un trabajador remoto de una empresa.

Es interesante que en 29 de los 48 espacios se aplica algún tipo de criterio de admisión. Esto diferencia a los espacios de coworking de una oficina de alquiler y pone el énfasis en la comunidad de trabajo y la sinergia entre los diferentes proyectos.

Cada vez más días y horarios

La mayor parte de los espacios de coworking abre en horarios de oficina: el 54,3% lo hace de lunes a viernes, y el 37,5%, de 8 a 20 (hay otro 15% que abre de 8 a 19, y un 5% de 8 a 18). Pero también hay otro 34,8% de los espacios que suma los sábados. Y lo más llamativo: un robusto 10,9% (5 espacios, en 5 ciudades) que abren todos los días, a toda hora. Esto es una modalidad muy colaborativa: se crea una comunidad pequeña y cohesiva, basada en la confianza, donde cada coworker tiene llave del espacio y puede hacerse responsable de su estancia.

En red

El 52,5% de los espacios dice pertenecer a alguna red o asociación. ¿Cuáles? Principalmente Coworking Visa, una red internacional que permite a sus miembros acceder a espacios de coworking en distintas partes del mundo. También, en un trabajo muy diferente, resalta la pertenencia a ECO Cultura Colaborativa, la asociación de espacios de coworking de Córdoba.

Dinero

En la encuesta apuntamos a conocer cuánto dinero mueve el sector del coworking. Sin embargo, esa misión falló 😛 Como a muchos argentinos, a la mayor parte de los administradores de los coworking no les gusta hablar de sus ingresos. Lo que sí podemos asegurar es que los costos de formar parte de estos espacios son muy variados, así como varían también los distintos planes y membresías. Hay espacios que alquilan lugar hasta por horas, y muchos otros que solo lo alquilan por mes o incluso por más de un mes. Entre los abonos básicos, en 2015 se vio una variación que iba de los $500 a los $2500 por mes; por supuesto, los servicios y prestaciones también varían.

Más data (el track oculto de la infografía)

Preguntamos también en la encuesta si había un período de mayor actividad, pero las respuestas no fueron muy consistentes. Podríamos decir que el período más mencionado es el que va de agosto a noviembre, con especial énfasis en que la Semana del Coworking (en octubre pasado) dinamizó la actividad. Sí hay coincidencia en que los meses del verano, de diciembre a marzo, son más difíciles.

El 71% de los encuestados consideró que el concepto de economía colaborativa era afín al espacio.

Ante la pregunta “¿Cuál fue el mayor logro del espacio en 2015?”, la mayor parte de las respuestas fueron relativas al crecimiento físico o económico del emprendimiento: “Agregar más puestos de trabajo”, “Agregar más metros cuadrados”, “Abrir otra sede”, “Mantenernos arriba de los gastos desde el primer día”. Algunos destacaron una consolidación de marca, “Consolidarse como espacio de trabajo colaborativo en Córdoba”. Unos cuantos marcaron como logro el mantenerse: “La apertura y la concreción del primer cliente”, “Haber arrancado”, “Habernos mantenido durante tres años en un ciudad donde el concepto no se conoce”. Un participante muy sincero puso solo “sobrevivir”. Apenas uno de los administradores mencionó el movimiento colectivo: “La cantidad de empresas que forman parte del coworking”.

En cuanto a las expectativas para 2016, la mayor parte de los aportes siguió en la misma línea: “Seguir creciendo”, “Colmar la capacidad del espacio”, “Agregar puestos de trabajo”, “Llegar a los X coworkers”. Algunos destacaron la realización de eventos y de capacitaciones e incubación vinculados al ecosistema emprendedor.

Todo cambia

Y sobre todo el mapa del coworking. Esta es una foto de 2015; ojalá sirva para pensar en el sector y cómo ayudarlo a crecer. Si sos parte de un espacio de coworking o de una asociación y querés sumarlo a la lista, escribinos. Si querés participar en la próxima encuesta, estate atento en diciembre 🙂

 

Si te gusta, compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *