Balance 2016 colaborativo en 16 posts

 10. Junio: Makers: de la revolución tecnológica a la tecnología de la revolución

En junio de 2016 se realizó por primera vez en Buenos Aires la Mini Maker Faire, un formato global de feria para la comunidad maker que se replica -con un esquema de franquicias- en decenas de ciudades del mundo. Es el segundo evento de este tipo en el país; se suma a Interacción 3D, que ya completó cinco ediciones. Sucedió en junio en el Centro Cultural de la Ciencia (C3), liderado por José García Huidobro, fundador del CMD Lab y armando el Fab Lab Buenos Aires.

Allí se pudo ver el enorme arco que comprende hoy el movimiento maker. Las mayores atracción para el público fueron la carrera de drones y el robot símil Arturito; pero había mucho más. Había trabajos de chicos tan jóvenes que estaban acompañados por sus padres, espacios maker naciendo en universidades y también algunos stands de tecnologías analógicas, como la bioconstrucción, que usa barro como insumo principal. La innovación ya no está en mostrar tecnología más nueva, sino en aplicarla mejor: es decir de manera más adecuada y mejor distribuida.

Tecnologías bajas y gambiarra

La cultura maker se desarrolla impulsada por la sofisticación de las tecnologías, pero también con un regreso a tecnologías más básicas. El movimiento de low tech o tecnologías bajas propone precisamente resolver problemas con lo que se tenga al alcance de la mano. Va en la línea del concepto de tecnología adecuada o apropiada: según Wikipedia, “aquella tecnología que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen”, y también “el nivel de tecnología más sencilla que puede alcanzar con eficacia el propósito buscado para esa localización concreta”.

En el encuentro Colaboramerica, que ocurrió en noviembre en Río de Janeiro, se habló mucho de la puesta en valor de la gambiarra, algo así como el equivalente del “lo atamo’ con alambre” argentino, pero con la escala casi de una filosofía nacional. En sentido literal, la gambiarra es la guirnalda de luces, pero se aplica a cualquier extensión eléctrica y, en general, a cualquier arreglo casero, improvisado, informal, en general de bajo costo y muchas veces poco legal. Se mencionó en varias sesiones la cultura de la gambiarra no como un disvalor sino, por el contrario, como una suerte de superpoder brasileño para resolver con lo disponible. Gabriela Agustini, la creadora del makerspace Olabi, mostró como ejemplo la lámpara solar hecha con botellas inventada por el brasileño Alfredo Moser, y habló de innovación “de baixo para cima”, es decir de abajo para arriba.

Lo difícil no es crear la solución, sino llevarla adonde hace falta

Con diferentes matices, en 2016 escuchamos esto de boca de Neal Gorenflo, de Trebor Scholz, de Mariano Fressoli. Hoy, como postula Jeremy Rifkin, las herramientas técnicas para hacer cualquier cosa se abaratan a velocidades exponenciales hasta hacerse cada vez más accesibles. Sobran ejemplos, especialmente en el universo maker: las prótesis que reparte Gino Tubaro o las de la organización e-nable; los nanosatélites argentinos low-cost de Satellogic. El mismo Jeremy Rifkin, un optimista confeso, habla del ascenso del “procomún colaborativo”, donde habría acceso más simple a una “infraestructura de la autoproducción” con “costos marginales casi nulos”.

Y sin embargo, todavía existe el hambre, las epidemias de enfermedades que se previenen con agua potable, la esclavitud, la explotación, la plusvalía. El eslabón más sensible de la cadena parece ser no la creación de soluciones tecnológicas, sino la parte de llevarlas adecuadamente adonde se necesitan, de manera rápida, eficiente, clara, transparente y adecuada al entorno y al usuario. Y también la de protegerlas de la codicia de las corporaciones, que contraatacan con patentes o leyes que favorecen los monopolios.

En el momento en que aumenta la conversación acerca de las smart cities y la internet de las cosas, donde las ferias de tecnología le ponen el mote de “inteligente” a una colección de juguetes electrónicos cada vez más superfluos (calzoncillo inteligente, espejo inteligente, piedritas para el gato inteligentes), muchos empiezan a oponer el modelo de ciudad inteligente con el de ciudadanía inteligente, o con el de ciudad colaborativa o compartible. Y ahí es donde el movimiento maker -en su origen, puro entusiasmo do it yourself- tiene algo que decir.

Si te gusta, compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *